10 ene. 2007

Armonía

Hacía rato que no se oía de él. Sin embargo, nadie podría decir que estaba perdido, o que no estaba trabajando. Es que si hay una característica conocida por la que el Señor (sí, así, con "S" mayúscula) Litto Nebbia se ha ganado fama es justamente ésa: su capacidad de, desde las sombras de la independencia musical, estar ahí. Siempre. Esquivos le han sido a Litto los caminos de las grandes multinacionales, pero eso no parece importarle: como no podía ser de otro modo, se enfrentó a la circunstancia y fundó Melopea Discos, un rincón indie desde donde edita gemas de ésas para pocos, amén de también producir sus propios trabajos discográficos (los que como es debido en un compositor prolífico como Litto, suelen abundar).

Esta última característica, sin embargo, es la que nos tenía "preocupados" a todos. Hacían exactamente cuatro años que Litto no publicaba un álbum de material nuevo, ocupado como estaba en difundirle al mundo las preciosas gemas de Melopea. En el año 2004, la mayoría volvió a recordar a Litto (en obvia clave nostálgica)
cuando hizo una estelar aparición en el disco solista de Ariel Minimal Un Hombre Solo No Puede Hacer Nada. Esta bonita página sería, entonces, el preludio de lo que a posteriori celebro en este post: el triunfal regreso a las bateas mayores del rock de un tipo que nunca debió haberse ido de ellas.

Y es que Nebbia volvió. Lo hizo, afortunadamente, de la mejor manera posible. Lejos de sus épocas eclécticas, llenas de músicos de conservatorio como César Franov, Bernardo Baraj, Domingo Cura o Fats Fernández, esta vez optó por su mejor cara: el rock, hecho y derecho. El rosarino juntó en un mismo grupo a dos de los mejores músicos que haya enlistado en los últimos años: el baterista Daniel Colombres (acreditado, entre otros discos, en Yendo De La Cama Al Living y El Amor Después Del Amor) y el joven y talentoso bajista Federico Boaglio. Unan a ésto la decisiva participación de Ariel Minimal en la guitarra y tendrán como resultado la nueva agrupación de Litto: La Luz.

Por qué es decisiva la participación de Minimal en La Luz? Bueno, las evidencias se demuestran más que claramente en el primer registro discográfico de la banda, el genial Danza Del Corazón (2005): no sólo aporta su talento en las seis cuerdas y una prodigiosa voz para los coros, sino también motiva a Nebbia a que vuelva a la guitarra,
vicio que tenía olvidado en favor del piano. Esto resultó, a su vez, en la conclusión de un ambicioso proyecto con pronta fecha de publicación: el disco doble + DVD No Sé Si Entendiste, Nena, donde Litto consigue al fin plasmar su homenaje al blues. Hay un par de anticipos en Danza Del Corazón que nos hacen esperar mucho de este material: caso símbolo es la apertura del álbum, el "Blues Del Día".

Litto, por suerte volviste. Para alegrarnos la vida a todos con preciosas gemas beatlescas como "¡Qué Mujer!" (donde, reconozco, la armonía de Los Súper Ratones tiene mucho que ver), hacernos pensar con la excelsamente armada "Canción Del Bosque" (rebosante de delicadeza), en fin... Para recordarnos que no hace falta hacerse notar para estar. Sencillamente alcanza con mostrar vitalidad y originalidad, manifestarse a favor de la unicidad y del propio camino. Como bien lo dice el propio Nebbia en otra de las beldades de su última producción, "Armonía (Es Lo Que Necesito)",
"lo que el mundo necesita es armonía". Y ahí está el rosarino, listo para brindársela a quien la quiera escuchar.

1 comentario:

ShuwishBlu dijo...

holitas!!!!!!!!!!!! anduve leyendo un poco tu blog y vi que escribiste del trabajo de litto nebbia y la luz...... yo soy de mendoza y me entere de casualidad que salio el trabajo Mexican Blues y menos que habia una parte dos........ quisiera saber de donde lo puedo conseguir, parece interesante el disco! jajaja gracias desde ya, un beso!